Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

El origen de la ciudad

Te contamos de forma breve el origen de Lisboa, una de las ciudades más antiguas de Europa. Desde la era de piedra, pasando por la ocupación fenicia o la romana. De esta época hoy en día es posible visitar algún vestigio, como son las catacumbas.

En el territorio que hoy en día ocupa Lisboa se conservan diversas construcciones megalíticas de la época neolítica o la era de piedra, como por ejemplo menhires y dólmenes .

Lisboa cuenta con una de las historias más antiguas de Europa, al fundarse como ciudad hace tres mil años. Tras Atenas, es la capital más antigua de la Unión Europea. Para que puedas hacerte a una idea, Lisboa es cuatrocientas veces más antigua que Roma.

Su situación geográfica privilegiada, al encontrarse en el extremo suroccidental de Europa y en la desembocadura del río Tajo, el más largo de la Península Ibérica, le concedieron ser un punto estratégico en las rutas comerciales con África y América. Lisboa fue disputada por fenicios, griegos y cartagineses debido a su situación estratégica para el comercio marítimo.

Dice la leyenda que fue Ulises quien fundó Lisboa cuando volvía a casa tras la popular guerra de Troya. Aunque, en realidad, se cree que fueron los fenicios quienes la fundaron y la bautizaron como Allis Ubbo, o puerto seguro en fenicio, en el año 1200 a.C.

Más tarde, tras las Guerras Púnicas, fueron los romanos quienes la ocuparon y dieron el nombre de Olissipo. Bajo Augusto, en el año 27 a.C se crea Lusitania, una de las tres provincias de Iberia. Lisboa se sitúa en esta provincia romana, pero no existe una fecha clara de la fundación del municipio.

Restos romanos en Lisboa

De la época romana se conservan vestigios por toda la ciudad. Las catacumbas romanas de la Rua da Prata, un teatro romano que hoy en día acoge una de las sedes del Museo de Lisboa, así como restos de antiguos complejos industriales en la Fundación Millennium BCP y en A Casa dos Bicos, también la Fundación José Saramago.

Cuando cae el Imperio Romano, alanos y suevos ocupan la ciudad. Más tarde en el año 711 aproximadamente, los musulmanes del norte de África la invaden y ocupan durante 450 años, bautizándola como al-Ushbuna. De esta época se conserva el barrio de Alfama o el Castillo de San Jorge.