Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Edad Moderna

En la Edad Moderna se dan la mayoría de las expediciones y descubrimientos de Portugal. Te hablamos sobre ellos y de algunos de los monumentos de este periodo que puedes visitar. También tiene lugar el Terremoto de 1755, que marcó la historia de Lisboa.

Lisboa y la Era de los Descubrimientos

La Edad Moderna se trata del período en el que tienen lugar la mayoría de las expediciones o descubrimientos que partieron de Lisboa durante los siglos XV y XVII. Entre estas expediciones destaca la realizada por Vasco de Gama hacia la India en 1497, así como el descubrimiento de Brasil a principios del siglo XVI.

La guerra entre el Imperio Otomano y Venecia hizo que los precios de la seda, la pimienta y otras especias, que traían los venecianos para Italia y Lisboa, aumentaran mucho. Para acabar con este problema, como iniciativa de los comerciantes lisboetas pero con dinero real, se organiza el viaje de Vasco de Gama a la India, a donde llega en 1498.

A partir de aquí los mercaderes llegan a China, Indonesia y Japón antes de finales del siglo XVI. No viajan con la intención de conquistar territorios, sino se establecen puertos seguros y lugares de cambio de mercancías con los locales. Al otro lado del globo, Pedro Álvares Cabral llega en 1500 a Brasil.

Lisboa se convierte en un punto estratégico para el comercio de Europa con el lejano oriente, entretanto llega todo el oro de Brasil. De esta forma, en el siglo XVI, es la ciudad más rica del mundo. Entre todo este esplendor, Lisboa también fue un puerto por donde pasaban los esclavos que después eran vendidos a diferentes lugares de Europa.

De este próspero momento, destaca la figura del rey Manuel I de Portugal, la arquitectura manuelina y monumentos tan emblemáticos como el Monasterio de los Jerónimos o la Torre de Belém. Durante su reinado eran habituales desfiles con leones, elefantes, rinocerontes o camellos.

De esta época también es el Barrio Alto y la Feira da Ladra, que hoy en día sigue en funcionamiento. El XVI es también el siglo de oro de las ciencias y letras portuguesas, con figuras destacadas como el matemático Pedro Nunes o el escritor Luís de Camões.

Durante la primera mitad del siglo XVII tienen lugar los principales episodios de la Guerra de Restauración portuguesa, una serie de enfrentamientos armados entre el reino de Portugal y la Monarquía Hispánica mantenidos durante 28 años.

El sentimiento de autonomía fue creciendo, dando lugar al levantamiento por la independencia de Portugal el 1 de diciembre de 1640, con la coronación de Juan IV de Portugal y así una nueva dinastía en perjuicio de la Casa de Austria. En 1668 se firmó el tratado de Lisboa, por el cual España reconocía la soberanía de Portugal.

Museo Nacional de Arqueología de Lisboa

El terremoto de Lisboa de 1755

Es en esta época cuando tiene lugar el fatídico terremoto de Lisboa de 1755. La mañana del día de Todos los Santos tuvo lugar un seísmo que marcó la historia de la ciudad. Los lisboetas, se vieron sorprendidos por 17 fortísimos temblores que abrieron zanjas y derrumbaron edificios, además de un tsunami y varios incendios que acabaron con la vida de entre 60.000 y 100.000 personas.

Después del terremoto la ciudad fue reconstruida, de esta época es la Baixa Pombalina que hace referencia al Marqués de Pombal, quien ideó los planes para la reedificación. Las calles estrechas se sustituyen por otras más anchas y rectas. Podrás ver este peculiar diseño en la Rua Augusta, el Rossio y la Plaza do Comercio. En el barrio de Chiado podrás visitar las ruinas del convento do Carmo que quedaron tras el terremoto. La reconstrucción de Lisboa no terminaría hasta 1806.

Convento do Carmo-Lisboa

A finales del siglo XVIII, los liberales lisboetas fueron favorables a la derrota de la nobleza en Francia durante la Revolución de 1789. Con Napoleón Bonaparte autoproclamado emperador y su prohibición del comercio con Reino Unido e Irlanda, Portugal se niega a aceptar tal prohibición y este envía a Jean-Andoche Junot para conquistar el país.