Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Edad Contemporánea

Conoce, de forma resumida, la historia más reciente de Lisboa. Te contamos en qué consistió la Guerra Civil que vivió Portugal y afectó a su capital o sucesos tan importantes como la Revolución de 1910, la de los Claveles o el incendio de Chiado.

Tras el terremoto de Lisboa en 1755, a finales del siglo XVIII, los liberales lisboetas apoyan la derrota de la nobleza en Francia durante la Revolución de 1789. Con Napoleón Bonaparte autoproclamado emperador y su prohibición del comercio con Reino Unido e Irlanda, Portugal se niega a aceptar tal prohibición y este envía a Jean-Andoche Junot para conquistar el país.

Portugal es invadido por las tropas de Napoleoón con Junot a la cabeza y el rey Juan VI se ve obligado a huir a Brasil. Con la ayuda de las tropas inglesas y el duque de Wellington al mando Portugal consigue expulsar a las tropas napoleónicas.

La Guerra Civil Portuguesa

Tras esto, entre 1828 y 1834, Portugal vive una Guerra Civil, también conocida como Guerras Liberales o Guerra Miguelina. Consistió en un conflicto interno entre los liberales constitucionalistas, también conocidos como pedristas y los absolutistas o miguelistas.

Con la muerte del rey Juan VI se crea una disputa sobre la sucesión real. Su hijo, Pedro I de Brasil, solo llegó a gobernar dos meses tras la muerte de su padre ya que ni portugueses ni brasileños aceptaban la unión en la persona del rey de los dos países.

Pedro I tuvo que abdicar en su hija de siete años, María Glória, con la condición de que se casara con su tío paterno Miguel de Bragança. Antes revisó la Constitución portuguesa de 1822, proclamó una nueva el 26 de abril y retornó a Brasil. En esta nueva constitución, entre otras cosas, el rey ejercía de moderador con derecho a prohibir cualquier ley, lo cual fue muy criticado.

En 1828, Miguel de Bragrança disuelve las Cortes y se proclama Rey Miguel I, anula la Constitución y expulsa a su sobrina y heredera del trono. De este modo, el 18 de mayo el núcleo del liberalismo se alza en armas en nombre de Pedro, María y la Constitución. El 17 de julio son vencidos, la revuelta es anulada y miles de liberales se ven en la obligación de exiliarse.

El 8 de julio de 1831, Pedro desembarca cerca de Oporto y toma la ciudad al día siguiente. Con este acontecimiento, los miguelistas reaccionan e intentan que esto no ocurra pero en 1834, en la batalla de Aceiceira, finalmente son derrotados.

Tras esto, Miguel rechaza el trono a cambio de una pensión y abandonar Portugal, Pedro restaura la Constitución, pero el 24 de septiembre fallece. Algunas de las acciones que llevó a cabo este último fueron suprimir las órdenes religiosas y confiscar sus propiedades, con lo que se rompen las relaciones con Roma hasta 1841.

Después de la Guerra Civil, Portugal vivió una época de esplendor, comenzando el florecimiento de las cafeterías y teatros. Años más tarde, en 1879, se abre la conocida Avenida da Liberdade y se inicia la expansión de Lisboa más allá de la Baixa.

Parque Eduardo VII-Lisboa

La Revolución de 1910

Lisboa fue la ciudad que acogió la Revolución del 5 de octubre de 1910 que dio lugar a la Primera república. Un período de 16 años que marcó el final de la Monarquía constitucional y que terminó con el golpe de Estado de 1926. Un grupo de militares terminó estableciendo una dictadura militar conocida como Estado Novo o Segunda República, dirigida por el dictador Antonio de Oliveira Salazar.

Durante los años que duró la Segunda Guerra Mundial, Lisboa fue uno de los pocos puertos neutrales, convirtiéndose en una puerta de salida para muchos refugiados.

La Revolución de los Claveles

El 25 de abril de 1974 tendrá lugar la conocida como Revolución de los Claveles, que puso fin a la dictadura salazarista que se mantenía en el poder desde el golpe de Estado de 1926. Se trató de una revolución pacífica, caracterizada por una multitud de personas, concretamente soldados, cargando claveles en sus fusiles.

Una camarera, Celeste Caeiro, volvía a casa después de recoger las flores del restaurante donde trabajaba. Debido a la situación por la que pasaba el país, no pudo celebrase el aniversario del local que cumplía un año en funcionamiento. Celeste, dio uno de estes claveles a un soldado que se encontraba en la plaza del Rossio y este lo puso en el fusil como señal de que no querían utilizar las armas. Sus compañeros repitieron el gesto, quedando esta imagen para el recuerdo y el nombre con el que se le conocería la revuelta.

Con el final de este régimen dictatorial, en Portugal se consolidó la democracia y la actual República Portuguesa.

Puente 25 de abril-Lisboa

El incendio de Chiado

Otro de los acontecimientos que marcaron la historia de Lisboa fue el incendio que tuvo lugar en 1988 en el Chiado. Este se originó en los almacenes Grandella y se extendió por todo el barrio, arrasando gran número de edificios históricos y provocando gran cantidad de heridos. Este suceso paralizó la vida normal de esta zona tan emblemática de Lisboa durante, ni más ni menos, que 10 años.

Expo’ 98

Podríamos decir que otro de los acontecimientos que han marcado la historia contemporánea de Lisboa, fue la Exposición Universal de 1998. Este evento, que fue aprovechado para llevar a cabo una remodelación importante de la ciudad – véase el Parque de las Naciones– se celebró coincidiendo con la conmemoración del 500º aniversario del viaje a la India que realizó Vasco de Gama.

Lisboa actual

Se trata de la mayor ciudad de Portugal, es capital del país pero también del distrito, la región, del Área Metropolitana y el principal núcleo de la subregión de la Gran Lisboa. Aquí se encuentran los principales centros administrativos como ministerios, tribunales, etc. Cuenta con, aproximadamente, 550.000 habitantes y el área metropolitana ronda los 3 millones.