Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Login

Sign Up

Name*
Email*
Password*
Confirm Password*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login
ticketea travel in Lisboa

Dulces que probar en Lisboa más allá del pastel de Belém

Aunque, bien es cierto que, toda la popularidad se la suelen llevar los pasteles de nata, y con razón, los dulces típicos en Portugal van más allá de este delicioso postre tradicional. Para que cuentes con variedad de opciones durante tu viaje a Lisboa, recopilamos los dulces portugueses que no puedes dejar de probar, así como algunas de las confiterías más famosas.

Cuando paseas por Lisboa, es habitual encontrarse con una pastelería tras otra, y es que la repostería del país es muy rica y variada. En Portugal, existe una tradición para elaborar dulces que se remonta a siglos atrás, a partir de recetas creadas por las monjas que vivían en los conventos, también conocida como confitería conventual. Es por ello que, en la actualidad, casi todas las regiones del país tienen su propio dulce tradicional. En el caso de Lisboa, son los afamados pasteles de Belém cuya receta salió del Monasterio de los Jerónimos.

Te contamos el secreto mejor guardado de la gastronomía dulce de Potugal y te proponemos una forma distinta, a través de las papilas gustativas, de conocer Lisboa. Toma nota de algunos de los dulces típicos, escogidos además por una compañera lisboeta, que puedes encontrar en la capital lusa. ¿Preparados para salivar?

 

7 postres portugueses que catar en tu viaje a Lisboa

 

Pasteles de Belém

Es imposible, hasta para un local, dejar de lado estos archiconocidos pasteles. Además, como bien te adelantábamos al inicio de este post, si hay algún lugar en Portugal donde deberías probarlos este es Lisboa. Concretamente el barrio de Belém, en la Antiga Confeiteria de Belém, es donde producen la receta original de los pasteles de Belém. De todos modos, a lo largo de la ciudad, encontrarás más sitios donde probarlos. Se pueden comer simples, tal y como los sirven, con canela o azúcar en polvo, la masa tiene que estar crujiente y el relleno de nata jugoso.

Pasteles de Belém-Lisboa

Tarta Serradura

También la puedes encontrar con el nombre de Tarta de Nata Portuguesa y, aunque es una tarta típica de Portugal, también es posible que la encuentres en Extremadura debido a la cercanía geográfica. Consta únicamente de tres ingredientes principales: nata, leche condensada y galletas doradas, y el nombre de Serradura, se debe al aspecto de la parte superior, semejante al serrín de las serrerías. La encontrarás en las pastelerías en formato de tarta o en copa. Por si te puede la glotonería, te advertimos que es un dulce que llena mucho.

 

Queijadas y Travesseiros de Sintra

Estos dos dulces son originarios de la pastelería Piriquita, en la localidad de Sintra, a 30 kilómetros de Lisboa. En 1862, Constancia Gomes, a la que el rey Carlos I apodó como Piriquita por su baja estatura, fundó este lugar y comenzó a elaborar las queijadas, elaboradas a base de queso, azúcar y yema de huevo. Lo hizo para satisfacer el apetito del rey, que solía pasar su vacaciones en Sintra y quien llevó la receta para pedir que se las hicieran. Los Travesseiros, unos hojaldres rellenos de crema de yema, huevo y almendra, aparecieron más tarde, cuando la hija de la fundadora decidió innovar con la receta de las queijadas. No te resultará difícil encontrarlos en cualquier pastelería de la capital lusa.

Queijadas y travesseiros de Sintra

Leite-crème

Elaborado a base de leche, huevos, azúcar y una cuchara de harina de trigo, se podría comparar a la Crema Catalana o la Crema Brûlée en Francia. La esencia es siempre la misma: una crema de leche con huevos, azúcar y vainilla que se sirve con azúcar quemado en el momento, por encima. La encontrarás en cualquier bar con menú del día y en la mayoría de las cartas de los restaurantes. En los lugares más sibaritas evitarán usar otros ingredientes como la canela y limón para que el sabor sea el más auténtico posible.

 

Mil folhas

Aunque de origen francés, este dulce se encuentra de norte a sur del país, y los portugueses se pirran por el. Ha llegado a ser la especialidad de la casa de diferentes pastelerías del país, por lo que lo aceptamos como dulce típico sin lugar a dudas. De masa crujiente, tradicionalmente está compuesto por tres capas de masa hojaldrada y rellenos de dos capas de crema pastelera, se acompaña también con nata o dulce de huevos y suele llevar una cobertura de glasé de azúcar con pinceladas de chocolate. En las pastelerías se sirve en trozos en forma individual aunque también, si te encanta, se vende en formato tarta.

Pastel Mil Folhas-Lisboa

Torta de Azeitão

Se trata de un dulce típico de la localidad que le da nombre, Azeitão, en Setúbal a 50 kilómetros de Lisboa. Con un sabor suave a canela, la torta está hecha a base de huevos y azúcar y se sirve de forma individual, en forma de rollo. Se dice que su origen se remonta a finales del siglo XIX, de manos de Manuel Rodrigues, conocido como o Cego, y su hija. Hoy en día la pastelería o Cego en Azeitão sigue comercializando estas tortas desde 1901, aunque no te resultará difícil encontrarlas en cualquier pastelería de Lisboa.

 

Pão de ló

Es posible encontrar este bizcocho en cualquier parte de Portugal, pero ya que vas a Lisboa te recomendamos que no desaproveches la oportunidad y lo pruebes. Consiste en una tarta, especialidad de la localidad de Aveiro, de origen conventual y con más de tres siglos de historia. La receta, completamente artesanal, es muy sencilla, a base de azúcar, harina, claras y muchas yemas. Se sirve semi-cocido, quedando un bizcocho húmedo y super esponjoso. Una auténtica delicia, considerada de los mejores manjares dulces del Centro de Portugal, pero que también podrás probar en Lisboa.

Bizcocho Pao de Lo

Además de las confiterías que hemos ido comentando a lo largo del artículo, podrás disfrutar de estos dulces portugueses, y de otros más, en las siguientes pastelerías de gran tradición en Lisboa:

  • Desde 1829, la Confeitaria Nacional, en Praça da Figueira 18B, mantiene viva la autenticidad de la repostería portuguesa.
  • La pastelería Bijou do Calhariz situada en Largo Calhariz 2, en el barrio de Chiado, fue fundada en 1927. Además de probar los dulces más deliciosos, aquí destacan las Bolas de Berlim, podrás vivir la sensación del día a día de los lisboetas.
  • Desde 1922, en la Avenida da República 15, con una decoración muy elegante y señorial la pastelería Versailles ofrece un variado surtido de dulces tradicionales. Además del menú del día.

Si con esta introducción a la gastronomía dulce de Lisboa te has quedado con ganas de probar la salada, te recomendamos que eches un ojo a una serie de restaurante que te sugerimos si quieres comer bacalao en Lisboa, en sus mil y una formas de prepararlo.

 

Fotos: www.pasteisdebelem.pt (Pasteles de Belém), www.confeitarianacional.com (Mil Folhas), Facebook A Piriquita (Queijadas y Travesseiros de Sintra), Facebook Pão de lo de Ovar (Pão de lo).

Déjanos tu comentario…

2 × 1 =

En las redes sociales

Guía de Lisboa

Visita a Lisboa - Guía de viaje